¿Cómo influye la música en la publicidad?

La música nos acompaña en tantas situaciones de nuestro día a día que a veces llegamos a no darnos cuenta de su presencia, pero aun así logra influir en cómo reaccionamos a lo que percibimos con otros sentidos


 

Redacción Diana Publicidad.

 

Hoy 21 de junio se celebra el Día Europeo de la Música y por ello desde Diana queremos rendirle homenaje recordando el papel que ésta tiene en la publicidad. La música nos acompaña en tantas situaciones de nuestro día a día que a veces llegamos a no darnos cuenta de su presencia, pero aun así logra influir en cómo reaccionamos a lo que percibimos con otros sentidos.  Le invitamos a ver un anuncio con volumen y sin volumen o alguna escena de una película y seguramente las sensaciones en la primera y la segunda visualización no serán iguales. 

Si consideramos el modelo AIDA, acrónimo de Atención-Interés-Deseo-Acción, elaborado en 1898 por Elias St. Elmo Lewis en el que se recogen las etapas por las que pasa un cliente en el proceso de compra, podemos  ver cómo la música en publicidad se convierte en un potente instrumento capaz de llevarnos a tomar una acción tras haber servido para captar nuestra atención y despertar el suficiente interés en el mensaje en el que se nos crea un deseo. 

Modelo aida

Su labor de apoyo no sólo se limita a las sensaciones que nos despierta durante el anuncio, sino que también afecta a nuestra capacidad de recuerdo, cuántas veces nos habremos sorprendido con alguna melodía o algún estribillo que se nos ha quedado pegado involuntariamente tras escucharlo en algún lado. Más de una vez nos habremos quedado con el jingle de un anuncio y recordarlo cada vez que vemos o nos mencionan el producto. 

La música añade otra dimensión a la publicidad, en formatos audiovisuales la música dota de nuevos atributos al anuncio y apoya al elemento visual reforzando su mensaje o ayudándonos a entenderlo. Si bien los colores son capaces de evocarnos ciertos sentimientos, la música es capaz de cambiar totalmente el mensaje que percibimos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*